Isabella llegó a nosotros hace un par de meses. Muy tranquila, ya tiene sus años y es tremendamente cariñosa.

Al ver que se rascaba su oreja la revisamos y tenía una infección, la cual al ser revisada por nuestro veterinario de la Clínica Rayen Mahuida, señaló que era un ácaro (el mismo que tuvo María Joaquina cuando fue rescatado) y que le deja una infección negra.

Luego de un tratamiento, se recuperó y ahora busca una familia.

¿Sabías que algunas razas de perros son más propensas a mostrar intolerancia al gluten?